Blog

Comunicación Eficaz

¿SABEMOS COMUNICARNOS?

En muchas ocasiones, cuando nos comunicamos con alguien nos damos cuenta de que nuestro mensaje, lo que intentábamos decir, ha sido malinterpretado. En estos casos tendemos a pensar que el problema está en que no nos comprenden, es decir, el problema está en la persona con la que hablamos. Pero muchas veces se debe a que no nos hemos comunicado correctamente.

A veces no tenemos muy claro lo que queremos decir (cuando tenemos ideas contradictorias respecto a algo o nuestros sentimientos no están claros), otras veces el significado de un gesto o una palabra varía mucho en función del contexto o el lenguaje no verbal que lo acompaña. Otras muchas veces distorsionamos el mensaje que recibimos percibiendo cosas que no se han dicho.

Una comunicación eficaz se da cuando la persona que nos escucha capta lo que queremos decir con las menores distorsiones posibles.

La realidad es algo demasiado amplio y complejo y para darle sentido nuestra mente la representa de una forma simplificada. Así, cada persona percibe las cosas de forma diferente a cómo las perciben las demás, en función de sus impresiones, sus creencias, y sus experiencias personales.

Cada uno de nosotros tiene unos “mapas” o representaciones de la realidad que se refieren a :

  • Cómo creemos que son las cosas
  • Cómo nos gustaría que fuesen, o cómo creemos que deberían ser

Con estos mapas mentales filtramos la percepción, la comprensión, y el recuerdo de cualquier experiencia, y pocas veces, cuestionamos su exactitud o la veracidad de lo que pensamos. Por eso, cuando otra persona mantiene puntos de vista distintos a los nuestros tendemos a pensar que está equivocada. Pero realmente, cada uno percibe la realidad en función de sus mapas y estos mapas difieren de unas personas a otras.

La principal fuente de problemas en la comunicación es pensar que los demás ven la realidad de la misma manera que nosotros.

La clave para establecer una buena comunicación es la flexibilidad, es decir, la capacidad de ir modificando nuestra manera de decir las cosas, de expresarnos, hasta descubrir la forma de hacernos entender con cada persona con la que nos comunicamos.

En vez de culpar a los demás cuando no nos comprenden, deberíamos preguntarnos cómo podemos mejorar nuestra forma de expresarnos para que lleguen a entendernos.

Si queremos comunicarnos eficazmente con los demás, para conseguir nuestros propósitos y que la persona que nos escucha pueda recibir el mensaje sin sentirse “atacada”, tenemos que aceptar que somos diferentes en nuestra forma de pensar y tenerlo siempre presente cuando comenzamos una comunicación, demostrarle que vemos las cosas no sólo desde nuestros “mapas de la realidad” sino también desde los suyos.

Una buena comunicación mejora nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad para manejar el estrés.

¿Quieres mejorar tu comunicación? Ponte en contacto con nosotros

Foto: Flickr

Dejar un comentario