Blog

Torcedura Emocional: La Tristeza

Cuando nos duele algo, o estamos preocupados por algo físico, lo primero que pensamos es en pedir ayuda, queremos saber qué nos pasa y solucionarlo cuanto antes. Pero cuando algo nos afecta emocionalmente, lo dejamos pasar. Pocas veces nos detenemos a averiguar qué puede estar provocando ese malestar.
Es habitual que los comentarios que acompañan a una queja de estado de ánimo sean del tipo “el tiempo lo cura todo” o “trata de no pensar en eso” ¿te imaginas cual sería tu reacción si cuando te rompes una pierna tus amigos te dijeran lo mismo?

Esta poca atención a las torceduras emocionales hace que cuando la tristeza se apodera de nosotros intentamos dejar pasar el tiempo para ver si pasa la “mala racha”, y esperamos que algún día al levantarnos nuestro estado de ánimo haya cambiado.

Tengo malas noticias: esto no cambiará, si no empiezas a prestarle atención a tu tristeza y a pensar en por qué puede ser debido, nada cambiará.
Cuando los sentimientos de tristeza se alargan en el tiempo, pierden su función terapéutica y empiezan a inundar todo a nuestro alrededor, como una bolsa de té que introducimos en agua y que inunda todo de su color.
Empezamos a perder interés por las cosas que nos rodean, lo que provoca que cada vez nos sintamos más tristes y cansados, y que, a su vez, dejemos de hacer cosas que antes nos gustaban y a quedarnos rumiando con nuestros pensamientos de tristeza. Y de nuevo comienza el círculo de depresión en el que estaremos inmersos.

Es importante prestar atención a nuestras emociones. La tristeza es una emoción normal y con una función terapéutica cuando vivimos un evento negativo, una pérdida, un alejamiento personal o una decepción, y es necesario pasar por ella y dejarse caer, pero cuando se alarga en el tiempo pierde este valor y debemos prestarle la atención adecuada para ver qué está pasando.

Tener pensamientos negativos es una “emergencia mental” que requiere toda tu atención. ¿Le estás dando el cuidado que se merecen?

Dejar un comentario