Blog

¿Sabes cómo te sientes?

¿Eres de los que se disgustan o de los que se sienten heridos?

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones, desagradables, incómodas o amenazantes y ante ellas vamos a experimentar emociones negativas, pasadas estas sensaciones el siguiente paso será continuar con la consecución de nuestras vidas y metas. Se trata de una adaptación emocional ante determinadas situaciones poco agradables.

Si estas emociones se alargan en el tiempo y se sienten con demasiada intensidad, pasarán de ser una adaptación emocional,y un mero trámite, a suponer un handicap a la hora de ponernos en marcha de nuevo ante las adversidades, buscar soluciones y conseguir lo que queremos.

Aquí os dejo un pequeño resumen para identificar cuando lo que sentimos ante una situación es funcional, y por lo tanto nos dejará avanzar y conseguir nuestros objetivos, o cuando es irracional y nos bloqueará haciendo que lo que sintamos se convierta en tan intenso que no nos deje pensar con claridad.

Ante una situación de peligro, o amenazante

  • Emoción Irracional: Ansiedad, angustia
  • Emoción racional: Preocupación

Ante una situación de pérdida o fallo

  • Emoción Irracional: Depresión
  • Emoción Racional: Tristeza

Ante una situación donde se rompe una regla personal (por parte de otros o de mi)

  • Emoción Irracional: Ira
  • Emoción Racional: Enfado

Ante una situación que supone una ruptura de mis principios

  • Emoción Irracional: Culpa
  • Emoción Racional: Remordimientos

Ante una situación reveladora de un defecto personal

  • Emoción Irracional: Verguenza
  • Emoción Racional: Pesar

Ante una situación de traición, decepción  de otros

  • Emoción Irracional: Sentirse herido
  • Emoción Racional: Sentirse disgustado

Espero que estos ejemplos te ayuden a identificar cómo te sientes ante determinadas situaciones, y puedas comprobar si se trata de un sentimiento funcional,  que no necesariamente tiene que ser positivo, o irracional.

Si eres de los que sientes ira en vez de enfado, ya sabes por qué y por dónde empezar a cambiarlo.

Pensar de forma racional no implica dejar de sentir emociones negativas, tener estas emociones es indicio de una buena adaptación emocional.

Foto: Flickr

Dejar un comentario